Skip to content

Viaje secuestrado

mayo 30, 2011

(Esta es la historia de un viaje que nunca imaginé dar en mi propio país. Agradezco a todos los que me propiciaron esa experiencia, pero mucho más a los que trataron de impedirla).
Víctor, el silencioso jefe de la beca del ISA, al lado del chofer, sin pronunciar una palabra; Danae y Rudy, dirigentes de la FEU, a mi derecha y atrás; Andy, de la FEU también, el único razonable, a la izquierda. Miguel, el chofer, enmudecido en el timón. El auto corre por todo Malecón, de madrugada.
Converso con ellos, al menos con los muchachos, que se atreven a hablar. Danae luce jactancioso, dice que está haciendo “lo correcto para defender la Revolución”. Rudy, el único con el que había hablado días antes, me dice, cuando le pregunto, que su nombre es Osvaldo. ¿Por qué miente?
Los tres son santiagueros, y Danae y Rudy estudian actuación. Quince días antes yo había visitado su clase en busca de actores, con permiso de Omar Alí, el profesor; ellos actuaban algunas escenas de “Sueño de una noche de verano”: Danae era seco y no se sabía ningún texto –es fama que su estancia en el ISA no tiene razones artísticas-; a Rudy no lo recuerdo ese día. Andy estudia piano; fue el único que se negó resueltamente a agredirme, ante tantos hombres que oscilaban entre violencia e indiferencia. Pero ninguno de estos tristes representantes estudiantiles estuvo entre los más de 150 muchachos de la huelga del ISA, en octubre de 2009.
Esa noche –jueves 26 de mayo- llegué casi a las once de la noche, por la entrada del fondo del ISA –Novena y 120- que da directamente a la beca. Noté que los custodios de las distintas escaleras en la residencia estaban en total alerta, a pesar de la hora. Y entre ellos no había ninguna mujer, al contrario de lo que siempre ocurre. Según avanzaba por el pasillo, se hacían señas cómplices. En la entrada de mi escalera habían ubicado –casualmente- al más robusto de todos, que yo conocía de vista. “Su carné.” Se lo enseñé. “Tienes que ir a ver a Víctor, el jefe de beca”. Sin mirarme a la cara, terminó: “No puedes entrar”.
En la oficina de Víctor estaban mi taquilla y dos bolsas más con todos mis bienes, ocupados y cargados sin mi presencia; no faltó nada. El pobre hombre, apacible en sus modos, me indicó que recogiera todo aquello, “hay un carro esperándote para ir a la terminal, y un pasaje para Camagüey en la primera guagua”. “Pero las 48 horas que me diste ayer para salir se vencen mañana por la tarde”, le dije. “Tienes que irte”, respondió. Tras él aparecieron tres dirigentes de la FEU, dos custodios y Miguel, el chofer; tampoco había una sola mujer entre ellos. Recogí sin ningún apuro y conversé mucho con los muchachos de la FEU convocados para sacarme. “Me prometieron un papel mañana por la mañana, aquí. Tengo que quedarme para recogerlo.”
Víctor llama por teléfono para consultar la situación, no dice con quién habla pero la respuesta es tajante y reiterativa: “Tienes que irte”. Andy y Danae tratan de explicarme por qué mi caso es tan brusco, Andy con inteligencia, Danae repitiendo estribillos. “Mira, desde hace rato esto se está analizando, sabemos de tus problemas en Santiago y Santa Clara, y no hay más alternativa. ¡Y tú tienes cada amistades!, dice Danae. “Yo respeto tus ideas, cada persona es distinta y piensa como quiere, pero no se puede hacer nada en esto”, dice Andy. “¿Con qué estudiantes de la FEU se consultó esto? ¿Podemos ir a preguntarles?”, y los miro a ver cómo se recuperan la palabra. “Nosotros somos la FEU, por algo somos dirigentes, y no hay manera de reunir a nadie ahora, compadre.”, responde Danae.
Termino de recoger y entre todos cargamos los maletines y los llevamos al auto. Es un “panelito” rojo que yo conocía de antes: una vez monté en él, cuando el ISA me lo prestó para buscar a varios artistas que participarían en un espacio de debate estudiantil. Ahora es el auto en el que completarán mi castigo.
De lejos veo un compañero de beca que mira la escena, escondido tras una esquina. Me separo del carro y les hablo a todos, alto: “Por favor, llévense mis cosas y cuídenlas; yo no quiero montar ahí. Y si lo hago, es porque ustedes me obligan. No haré resistencia, pero no iré voluntariamente.” Me pongo las manos en la nuca y todos estallan. Danae y Víctor me dan vueltas y se ponen tensos, como buscando por dónde cargarme; el chofer dice que no chive, que quiere irse a dormir; Rudy se burla; Andy me advierte que no complique las cosas… Yo no entro, y cuando Danae está a punto de ponerse violento, y mira a Víctor esperando la orden, saco el celular y marco un número. “Cualquier fuerza que empleen contra mí es un secuestro, y hay testigos”, aclaro.
Caos. El jefe de beca, perdida la compostura, saca también su móvil y se aleja para pedir instrucciones. El chofer hace silencio y se sienta en un muro. Los custodios callan y se apartan. Andy sigue tratando de convencerme por las buenas. Víctor, alternativamente, me da sucesivos ultimátums y habla por teléfono; parece que al final se le acaba el saldo porque sube a su oficina a seguir hablando. Los dirigentes de la FEU, carentes de iniciativa, van tras él. Ya he logrado mandar mensajes de alarma, y algunos compañeros de beca bajan a ver qué sucede o me llaman al móvil. Envié un SMS a Gisselle Candia, de mi barrio, de mi aula, presidenta de la FEU en mi propia facultad, y muy buena amiga durante mucho tiempo; está durmiendo en su cuarto, a dos minutos de dónde ocurre esto, pero no baja ni llama.
A los que sí me llaman o se acercan, les repito: “Danae y el jefe de beca son los que están dispuestos a golpearme: graben esos nombres, por favor.” Donde estoy se siente la discusión en la oficina de Víctor: Andy, el estudiante de piano, vocifera: “yo no voy a hacer eso, no, en eso sí que no participo, no”. Danae baja alterado, porque me oye repetir su nombre por teléfono. “¿Quién te dijo que yo te voy a golpear?, ¿quién te dijo eso?”.
Es más de la 1:45 am. Un custodio joven se acerca a negociar, pero el de bigotes tupidos que vigila la escalera lo llama enfáticamente, para que se aparte de mí. Víctor baja con rostro resuelto, y los muchachos detrás de él. Víctor intenta una última triquiñuela: entra al auto y me llama calmadamente para que me siente a su lado, a hablar. “No soy un niño chiquito, compadre, vamos a hablar acá afuera, pero ahí no entro por mi voluntad. Aquí estoy, vengan a buscarme.” Víctor sale del carro, da vueltas mientras Danae y Andy siguen hablando. Se deciden, alguno le al otro: “vamos, vamos”. Víctor me toma por la muñeca izquierda, Danae por la espalda, alguno de los otros dos por el brazo derecho, y me hacen avanzar hasta meterme en el carro, en el asiento de atrás. Les queda sincronizado, como a los buenos policías. Los dirigentes de la FEU entran y se acomodan: Rudy a mis espaldas, Andy a mi izquierda y Danae a la derecha; Víctor al lado del chofer. El celular sigue sonando imparablemente. Ante la preocupación de esos muchachos por lo que voy a contar, les pregunto: “Cuando escriba sobre esto, diré que me montaron y trasladaron sin hacerme daño físico visible, pero contra mi voluntad, ¿les parece bien?”. Hacen silencio. El auto sigue por Quinta Avenida, atraviesa el túnel, y corre por todo Malecón, de madrugada.

24 comentarios leave one →
  1. Aracelis permalink
    mayo 31, 2011 12:23 pm

    Canallas, hipócritas, perversos. Faltan los adjetivos para describir tanta iniquidad. ¿pagarán algún día por tanto abuso, tanta cobardía, tanta brutalidad?
    Horroriza y avergüenza, produce náuseas conocer de hechos como este. ¿Hasta cuando Dios?

  2. Maria Silvia permalink
    mayo 31, 2011 1:49 pm

    Henry, hoy eres un poco mas libre que antes. Cuando veo a esos jovenes, convertidos en esbirros de una ideologia agonizante, me averguenzo por ellos. Este capitulo de tu vida enfrentalo con la perspectiva que merece, pueden reprimir tu cuerpo, tu espacio, tu vida, lo que no pueden es reprimir tu mente , eres mas libre que ellos, esclavos de una dictadura que ha perdido credito ante el mundo. Indignos esos jovenes.

  3. Daniel Sanchez permalink
    mayo 31, 2011 3:21 pm

    Esto es inadmisible en pleno siglo XXI. Alegrate hermano, tu no tienes ninguna atadura con la tirania que te impida ser mas libre de lo que ya eras. Eres un buen ejemplo de la juventud que la Cuba futura necesita. Tu futuro esta asegurado en la democracia venidera. Saludos.

  4. Amauris Samartino permalink
    mayo 31, 2011 3:52 pm

    Estos son los nombres que hay que recordar, el dia de manana estos mismos cobardes que hoy de prestan para hacerle el juego al favor de la dictadura manana tendran que responder por todo esto, este es el ejemplo mas claro de la manipulacion totalitaria en Cuba, no existe ninguna institucion u rganizacion cubana que no este dirigida por esbirros dispuest a todo por mantener veneficios, Henry, mi solidaridad con tigo, ademas de mis respetos por tu valentia.

    Dr. Amauris Samartino
    Refugiado politico cubano en Noruega

  5. Miriam permalink
    mayo 31, 2011 4:12 pm

    Chico valiente. Que Dios te bendiga y te proteja. Cuba esta tan necesitada de hombres con dignidad y decoro como tu. Esperemos que algún dia nuestro querido y sufrido pueblo sea libre de la dictadura de los Castros y todas aquellas ovejas que lo siguen. El futuro de nuestra patria pertenece a hombres libres. Cuba merece una democracia de una vez y por todas.

  6. Boris permalink
    mayo 31, 2011 4:57 pm

    Henry,
    Tu valentía y tu activismo a favor de las libertades en Cuba te honran. De los canallas que te reprimen ni hablar, ya los verás pronto arrepentidos y quien sabe si entonces el arrepentimiento les pueda servir de algo.

    Tú por tu parte terminaras algún día tus estudios en una Cuba libre y con la frente bien alta. Mientras tanto aprovecha el tiempo al máximo, aprende por cuenta propia.

    Te propongo que pongas acá en el blog una lista de libros que te gustaría leer, y no dudes en pedir ayuda para conseguirlos. Te podrán sacar de la universidad, pero hay muchas otras fuentes de conocimientos.

  7. daniel navarro perdomo permalink
    mayo 31, 2011 5:00 pm

    henry eres un joven con una valentia fuera de serie , ademas por tus principios ,le hiciste frente a todos esos manipulados por la dictadura ,ya eres hombre libre ,algun dia esos que se prestan para hacerle el juego al sistema la pagaran , sigues escribiendo la verdad , eres un verdadero periodista que escribe sin ser sensurado,para mi te mereces todo el respeto de todos los cubanos , que no tenemos c….., de enfrentarnos a la dictadura .

  8. mayo 31, 2011 5:45 pm

    Henry, soy egresado de ese instituto en una época en la que apenas comenzábamos a emerger del letargo verdeolivo. Luego también fui profesor de allí, y por eso me toca tan de cerca esta historia. Supongo que entre chivato y chivato también habría muchos compañeros dispuestos a darte la mano, incluyendo maestros. Quiero pensar que lo que te hicieron fue obra de unos cuantos, porque me hiere imaginar que mi querido Cubanacán se ha vuelto un espacio de sometidos, de genuflexos, como la UCI. Espero que en algún momento resurja allí un plante como el de octubre del 2009, y que lo que has hecho también sirva para hacer despertar a muchos. Suerte y gracias por servir de ejemplo con tu sacrificio personal.

  9. Ernesto permalink
    mayo 31, 2011 8:30 pm

    Verguenza, impotencia, odio y al final una pena infinita es lo que siento, no por Henry, sino por mi pais, al final de la jornada Henry es hoy un joven mas libre y te digo algo amigo, estoy seguro de que tu tiempo llegara y podras volver a la Universidad, pero sera una Universidad digna de jovenes como tu, una Universidad en la que todos, sin importar las diferencias de ideas, podran prepararse para la vida y para servir al futuro de Cuba. Suerte y mucha fe.

  10. Charly permalink
    mayo 31, 2011 11:37 pm

    Una de las cosas que guardo de Cuba con nostalgia es mi paso por la FAMCA. Realmente era diferente. Se hablaba con acentos, y nadie se escondía. Incluso, el peor incidente de mi clase fue cuando en el 2006 cuando uno de mis consdiscipulos realizo un documental sobre los buzos (los recogedores de basura) que se llego a publicar incluso en el canal 51. La facultad lo defendio de la seguridad del estado. Parece que finalmente la porqueria llego a la famca. Nada se mantiene incolume en medio de la basura de gobierno ese.
    Animo, Henry. No tengo por politica decir lo que debieras hacer porque mi posicion es muy comoda de donde estoy para estarte empujando a la barranca. Eso si, haz lo que te de la gana, sea en un u otro sentido.

  11. junio 1, 2011 10:41 am

    Henry, de verdad que te admiro muchisimo. Es increible lo que te ha sucedido, solo por pensar diferente. Quien dice que los estudios son gratis en Cuba cuando tienes que vender tus ideales para completar tu educacion? Hoy eres mas libre. Hoy, aunque no tienes titulo, has aprendido mas que todos los que se graduaran del ISA. Hoy, te has graduado con honores en la Universidad de los que piensan por cuenta propia- ese es el honor que mas vale.
    Un abrazo desde Baltimore!

  12. junio 1, 2011 9:23 pm

    wow Henry, como lo cuentas se escucha facil y hasta risible, pero llegar hasta donde has llegado solo pocos pueden contarlo. Tu libertad es mucho mas valiosa q cualquier titulo universitario, ya se q eso lo aprendiste hace mucho tiempo, no con tus palabras sino con tus acciones. Me da mucho honor ser cubano porque hay cubanos como tu. Ahora recuerdo a Marti: tengo fe en el mejaramiento humano y en el uso de la virtud. Contigo Cuba esta a salvo!

  13. Henry Constantin permalink
    junio 2, 2011 9:23 am

    Muchas gracias a cada uno de los que han tenido la gentileza de solidarizarse conmigo en este blog, en los demás espacios de Internet, por teléfono o en la propia calle. Tantas palmadas en el hombro son la prueba de que este país cambia. Tengo fe.

  14. junio 2, 2011 10:31 am

    Henry,

    sabía de ti, por hermano que tenemos en común. Qué puedo añadir sino un abrazo en la distancia.

    Carlos

  15. Daniel Sanchez permalink
    junio 2, 2011 11:59 am

    Tu’ humidad te hace mas grande. Sigue con tu frente en alto, tu ejemplo lo han de seguir muchos jovenes cuando se enteren en la desinformada Cuba de la injusticia que han cometido contigo, de tus sagases pasos para librarte del yugo que te oprime, de tu plena libertad como individuo y de tu determinacion a que nuestro querido pais cambie para el bien de todos. Un abrazo fraternal.

  16. Tenchy permalink
    junio 4, 2011 3:54 am

    La universidad es una reserva del pensamiento libre, creativo? La universidad en Cuba hace años perdió la divisa de su capacidad crítica, todo se resume a repetir. Y lee todo lo que puedas, eso no te lo podrán prohibir, una formación autodidacta es mucho más rica y proyectiva! Todos te apoyamos Constantín, aunque no tengamos tu coraje…!

  17. Juan López permalink
    junio 10, 2011 12:43 pm

    Henry tu solo, traicionado, olvidado, vilipendiado, agredido y expulsado tienes más verguenza que todos esos esbirros o pichones de esbirros y que sus amos juntos. Estoy lejos pero estoy junto a ti, puedes contar con este amigo.

  18. Sara L. B. permalink
    junio 23, 2011 9:12 am

    Conozco a algunos trabajadores de la FAMCA, y me da lastima por ellos, porque los utilizaron para un papel muy triste, y los que de verdad querían ver a Henry fuera no dieron la cara.

  19. vivian permalink
    junio 26, 2011 2:53 pm

    Que inteligente eres muchacho esta gente de Castro no te llega ni a los talones mira si es asi que no ven lo obvio ni aun diciendocelo tu mismo en su cara es mas hablando cubanamente los acomplejaste envidio tu valor

  20. M A A permalink
    septiembre 29, 2011 9:28 pm

    QUERIDO HENRY: Recien se de tu existencia. UN ABRAZO FUERTÍSIMO DESDE PERU.
    TU VOZ Y TU MENSAJE LO PROPAGAREMOS, NO ESTAS SOLO.
    ASI SON LAS DICTADURAS. YO ESTOY POR LA IGUALDAD, LA JUSTICIA, PERO ESO QUE TE HACEN CADA DIA ES UNA INJUSTICIA, LA REVOLUCION NO ES ESO.
    UN ABRAZO SOLIDARIO.
    SIGUE ESCRIBIENDO QUE NOSOTROS TE LEEREMOS Y DIFUNDIREMOS TUS IDEAS.
    ESTAS EN TU DERECHO. EL MUNDO TE LO RECONOCE.

  21. Alfredo permalink
    febrero 19, 2012 9:08 am

    HOMENAJE A LOS DISIDENTES

    Cismático bizarro y suicida
    Cruje el himen de los poderes
    El germen que se filtra por la herida
    Obra en sus entrañas los deberes
    Horda que asfixia el albedrío
    De almas clandestinas e ilegales
    Ese tragón se zampa el desvarío
    De ser el salvador de sus iguales
    Echad a rodar con los millares
    La Habana, Las Villas, el Oriente
    Poned pecho al puño y la correa
    Los lagos hoy sitiados serán mares
    Sacudiendo el sillón del presidente
    ¡Quiébrense las plazas de mareas!
    ¡Únase el sumiso al DISIDENTE!

  22. Reinerio Ramirez Pereira permalink
    diciembre 12, 2012 1:12 am

    La ola (Die Welle en alemán) es una película de drama alemana basada en el experimento de la Tercera Ola

  23. Jose permalink
    enero 31, 2013 2:54 am

    IMPRESIONADO”” Hoy he conocido tu blog, GRACIAS POR DAR A CONOCER ESOS LINDOS PARAJES DE CUBA. DESDE GRAN CANARIA UN FUERTE ABRAZO

    • joaquin aguero permalink
      febrero 6, 2013 11:42 pm

      Un abrazo a ti tambin y gracias por el comentario desde tan lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: