Skip to content

El mejor sitio de Pinar

marzo 19, 2013

Lo que marca a una ciudad son sus habitantes. No es el Capitolio lo más importante de La Habana, ni la abundancia de iglesias y callejones lo más llamativo de Camagüey, ni el Cuartel Moncada lo más tremendo de Santiago o sus malecones lo más agradable en Caibarién, Cienfuegos, Gibara y Puerto Padre. Son las personas que allí viven o vivieron, con su trabajo, su fe, su valor o sus sueños, quienes les dan sentido a esos lugares.
Y Pinar del Río es una ciudad que, perdónenme todo lo otro valioso que la llena y que en este blog aún no aparece, tiene más sentido porque en muchas de sus casas crece, cada vez más firme, Convivencia. De vez en cuando Dagoberto Valdés, amigo y director de la revista Convivencia, me envía un sms, sms que no es igual a los demás, aunque también es una noticia: hay Consejo de Redacción. Y yo debo estar, y el puntilloso reductor de textos que se me desata en los consejos despierta, y me alegro porque voy a ver un montón de amigos y buenas personas –buenas para mí y para esta isla bañada por olas de desesperanza- de un solo golpe. De nuevo a organizar mochila, a corregir comas en el artículo que de seguro aún no les he enviado, y a sacar pasaje o a merodear las listas de espera de las terminales. Y empezó el viaje a Pinar del Río.
Ya he viajado mucho a la ciudad que antes me parecía tierra remota: desde aquel primer viaje de periodista curioso, cuando con barba y polvo de carreteras llegué hasta la casa de Dagoberto Valdés, a unos meses de aquel final de la revista Vitral, para llevarles el ejemplar primogénito de La Rosa Blanca. Y en vez de personas consumidas por la tristeza o el rencor contra los abandonos, y el sálvese quien pueda en que navegan tantos cubanos hoy, me encontré un equipo muy apretado de trabajo, optimismo y afabilidad, en plena resiliencia.
(Ese fue mi primer viaje a Pinar del Río y a la Revista, en un verano muy periodístico y viajero, cuando todavía no me habían sacado de la universidad de Santa Clara –lo hicieron dos meses después,
casualmente. Y me incorporé a su Consejo de Redacción en febrero de 2011 –mi propio regalo de cumpleaños- cuatro meses antes de que me expulsaran del ISA. Es obvio que mi relación con la revista me ha dejado marcas fuertes).
La Convivencia me acercó al museo doméstico de Pedro Pablo Oliva, y El Gran Apagón épico –mi cuadro cubano preferido. Convivencia me concedió la posibilidad de filmar, que todavía les debo, cuando un jurado fenomenal dio a Henry Constantín ese premio audiovisual. Convivencia, que había logrado tejer un montón de amigos en Pinar y fuera la ciudad, los ha compartido conmigo. Y Convivencia me incluyó en su Consejo de Redacción, y aquella noche del primer encuentro deshizo mi recato de advenedizo por ser el último en llegar y el de más lejos, casi igualándome a los fundadores, de gratis y sin reparos, en el derecho de editar y criticar cada nuevo número de la revista. En fin, pase el viajero por Soroa y Las Terrazas –que siguen sintiéndose pinareñas a pesar de Artemisa-, suba hasta los mogotes de Viñales o baje las cuevas de Santo Tomás, gaste una tarde en probar guayabita del pinar o respirar las mejores marcas del tabaco vueltabajero, báñese en María la Gorda, tome agua de Los Portales y mire cómo fluye el Golfo de México desde el Cabo de San Antonio o las nubes desde el Pan de Guajaibón. Todo eso está bien, si a uno le basta con conocer la superficie. Pero si no se ha acercado a la gente de esa tierra, al viajero le falta algo. Y si el viajero quería llevarse algo de lo mejor humano que renace en Pinar, pero se fue sin un saludo de la gente de Convivencia, sin la revista, una foto o una conversación, al viajero, posiblemente, le falta todo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: