Skip to content

La universidad que viene

junio 26, 2013

La universidad es para los revolucionarios, dice el cartel en una pared céntrica de la Universidad de Camagüey, la primera que inauguró el gobierno del hermano mayor, el Gran Hermano, allá por los grises grises grises años setentas, en el costado noreste de mi ciudad. Pero hoy, que a veces solo nos sentimos medio grises, miramos alrededor, con cierta tristeza, para comprobar que poco ha cambiado.
Yo no he despertado aún, pero, como en un cuento de Monterroso, veo que el cartel, la huella del dinosaurio, sigue ahí.
Se está terminado el curso escolar 2012-2013, y las reformas en este país todavía no tocan lo esencial: el respeto por el otro. Aún la Universidad Ignacio Agramonte –como si El Mayor le hubiera negado alguna vez la igualdad de derechos a sus enemigos- luce el mismo cartel discriminatorio frente al que hace 7 años me fotografié, recién expulsado yo de otra universidad. Aún una decana del propio centro grita esa frasecita en una reunión, y un rector, el del ISA, se la recuerda al estudiante que él ordena sacar de la universidad. Aún la universidad, como las fuerzas armadas, los cargos de elección o administración política y empresarial, los medios de prensa, el servicio diplomático, las misiones “solidarias” y qué sé yo cuántas cosas más en esta isla, no son para todos los cubanos: son para los revolucionarios. Todavía el país no es con todos ni para el bien de todos, sino para los revolucionarios –y para ellos, el colmo, solo unas sobras.
Todos sabemos que hoy el único requisito para ser revolucionario es guardar silencio, sonreír y mirar a otra parte cuando Cuba se nos desmorona encima. El mejor revolucionario en Cuba es el que menos intenta revolucionar.
La “Ignacio Agramonte” es la misma universidad de la que expulsaron a Harold Cepero y los otros muchachos a principios de los 2000, cuando la recogida de firmas del proyecto Varela. Es el mismo sitio en que la libertad de otros amigos ha pasado tragos amargos mientras estudian o trabajan allí. Es donde le han dicho a algunos que me conocen: “Tengan cuidado con ser amigos de Henry Constantín”. Pero este post no era solo para el viaje que hice hoy por la tarde a la Universidad de Camagüey y a su cartelito con olor apartheid, era para hablar de todo lo que le falta a la universidad cubana.
La universidad cubana no solo necesita borrar ese cartel. Necesita también subir los salarios y los estipendios estudiantiles,
reconstruir y modernizar sus instalaciones y servicios, despolitizar los reglamentos internos, autorizar la libre asociación de estudiantes y profesores y suprimir todos los controles partidistas en sus predios.
También necesita admitir la universidad no estatal –porque la enseñanza única solo es la mejor manera de prepararnos para el dominio único-, actualizar los planes de estudio, tecnificarse e
informatizarse, eliminar las asignaturas de entrenamiento militar y político, conectar a sus profesores y estudiantes con las realidades del país y del mundo -y darles poder para influir en ellas, de manera que el exilio físico o espiritual no sean la única opción.
A la universidad en Cuba le urge volverse económicamente
autosustentable, modificar los métodos subjetivos e imprecisos de evaluación, medir solo rendimiento académico y creativo, abandonar la discriminación al ingreso según la procedencia geográfica, aumentar la exigencia evaluativa, aplicar la exposición y oposición de ideas en las clases, introducir el componente cívico y humano en los planes de estudio…
Es mucho, pero eliminar el cartelito sería un buen paso. O cederlo para que lo convirtamos en una pared-museo, donde nuestros hijos y nietos se detengan un momento, y recuerden qué universidad y qué Cuba no deben volver jamás.

One Comment leave one →
  1. julio 6, 2013 12:01 pm

    Esa Cuba comunista y propiedad castrista no debe volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: